citas "hacia una teoría feminista del estado"

MacKinnon, Catharine A. Hacia una teoría feminista del Estado. Ediciones Cátedra, 1995. Madrid.

“Casi todas las teorías buscan cambiar nuestra forma de ver el mundo; ‘sólo la teoría épica busca cambiar el mundo’”. p. 11

“La epistemología y la política se presentaban como dos partes de la misma moneda asimétrica que se reforzaban mutuamente… el Estado participa en la política sexual del dominio masculino aplicando su epistemología a través de la ley… el poder estatal se presentaba como el poder masculino… Trata de comprender la diferencia de sexos como forma de poder y el poder en sus formas sexuadas.”p. 12

“Se cree que el sexo es más biológico y el género más social… La biología se convierte en el significado social de la biología dentro de un sistema de desigualdades sexuales del mismo modo que la raza se convierte en lo étnico dentro de un sistema de desigualdades raciales” p. 14.

“Reconocer el poder del Estado y el poder de la ley, que confiere conciencia y legitimidad, como realidades políticas que las mujeres desatienden a su riesgo.” p. 15.

“La sexualidad es al feminismo lo que el trabajo al marxismo: lo más propio de cada uno, pero también lo más robado.” p. 23.

“La sexualidad en el feminismo se ha construido socialmente… la expropiación organizada de la sexualidad de unos para el uso de otros define un sexo, la mujer.” p. 24.

“Ser privado del control sobre las relaciones laborales en el marxismo o sobre las relaciones sexuales en el feminismo es lo que define la concepción de ausencia de poder per se en ambas teorías… Existen para afirmar, respectivamente, que las relaciones en las que muchos trabajan y pocos ganan, en las que algunos dominan y otros están subordinados, en las que algunos joden y otros son jodidos… son el momento esencial de la política” p.25.

“¿Existe alguna relación entre el poder que ciertas clases tienen sobre otras y el poder que todos los hombres tienen sobre todas las mujeres?” p. 26.

“Sea lo que sea lo que las mujeres tienen en común, se cree que está basado en la naturaleza, no en la sociedad… Las feministas acusan al marxismo de estar definido masculinamente en la teoría y en la práctica, queriendo decir que se mueve dentro de la cosmovisión de los hombres y a favor de sus intereses.” p. 27.

“La práctica de concienciar, no sólo ni siquiera básicamente como acto concreto, sino como enfoque más colectivo a la crítica y al cambio, ha sido técnica de análisis, estructura de organización, método de práctica y teoría del cambio social en el movimiento de la mujer.” p. 30

“A través de la toma de conciencia entendida en un sentido más amplio, se descubrió que la impotencia de la mujer estaba impuesta desde fuera y profundamente internalizada” p. 31.

“Marx y Engels dan por sentados rasgos cruciales de las relaciones entre los sexos: Marx porque la mujer es naturaleza y la naturaleza viene dada, y Engels porque la mujer es la familia y porque no critica apenas el trabajo y el rol sexual de la mujer dentro de la misma. “ p. 44.

“Desde el punto de vista feminista, la mujer no tiene ‘naturalmente’ una relación más especial con la naturaleza que los hombres; su relación con la naturaleza, al igual que la de los hombres, es un producto social. La relación del hombre con la naturaleza probablemente sea igualmente profunda y determinante de su ser, pero no está socialmente limitado a tal relación.” p. 47.

“Afirmar que las mujeres son una clase hace del capitalismo una forma de sociedad patriarcal más que una forma de sociedad de clases (económicas), en la que la familia patriarcal es la estructura familiar adecuada.” p. 60.

“El enfoque más marxista desde el punto de vista metodológico sería investigar las condiciones que crearían esas personas que experimenten tal deseo o consideren tal norma social necesaria o ventajosa.” p. 63.

“El propósito de Engels es explicar cómo se produjo el dominio masculino. Pero está ya presente antes de que supuestamente ocurriera.” p. 67.

“Así pues, la monogamia femenina surgió de la concentración de riqueza en manos de un ‘hombre’ y de la necesidad de traspasar esta riqueza a sus hijos. Una vez más se presuponen simplemente muchas relaciones entre los objetivos materiales y sus significados sociales.” p. 69.

“El empirismo de Engels sólo puede imaginar la realidad que encuentra, y por tanto sólo puede encontrar la realidad que imagina.” p. 81.

“Si la situación vital de la conciencia varía según el sexo, su totalidad puede resultar tan ilusoria en la realidad social como es ofuscante en su figura teórica. ¿Cómo camina la historia por la vida de las mujeres, cómo piensa sus pensamientos? Si esta pregunta nunca se ha planteado, ¿no es posible que falte algo en la conceptualización no sólo de las mujeres, sino también de la historia y de la conciencia?” p. 83.

“Una teoría es marxista en la medida en que analiza críticamente las leyes dinámicas del movimiento en la sociedad en su totalidad, su materialidad y su historicidad, combinando la determinación con la agencia, el pensamiento con la situación, y se basa de modo complejo en el interés. Si se dibuja esta línea en la tradición feminista, aparecen dos enfoques teóricos distintos. Uno es liberal, más parecido a las teorías que Marx criticaba; el otro es radical, más parecido al marxismo” p. 86.

“¿Qué clase de colectividad son las mujeres? El feminismo liberal extrae a todas las mujeres de cada mujer. El feminismo radical ve a todas las mujeres en cada mujer.” p. 87.

“La distinción de Toni McNaron entre humanismo y feminismo diferencia también al feminismo liberal del radical: ’el humanismo es esencialmente individualista y ahistórico, en tanto el feminismo es colectivo y profundamente contextual… para el feminismo radical, el sexo es una división sistemática del poder social, un principio social inseparable del sexo de los individuos, aplicado en detrimento de las mujeres porque sirve a los intereses de los poderosos, de los hombres” p. 88.

“Para el feminismo radical, la jerarquía sexual define la política sexual. En este sentido, sólo puede alterarla una transformación en la ecuación del género (por tanto de la diferencia entre los géneros) y del dominio, una deslegitimación de la dinámica sexual del poder y de la impotencia.” p. 89.

“…en el feminismo radical… determinismo político. Las mujeres y sus acciones son respuestas complejas a condiciones que no crearon ni controlan; están contextualizadas y situadas. Sin embargo, sus respuestas contextualizan y sitúan las acciones de otros.” p. 97.

“la clase de las mujeres está significativamente mediada por las relaciones de las mujeres con los hombres.” p. 99.

“August Bebel afirmó que ’las mujeres deben esperar tan poca ayuda de los hombres como los trabajadores esperan de la clase capitalista.” p.100.

“El feminismo… no ha considerado la existencia de las clases, ni ninguna otra división social o teoría, como algo que precisara ser subsumido o negado, ni como desafía a la viabilidad teórica o la primacía práctica del modo de enfocar las relaciones entre los sexos.” p. 120.

“La teoría feminista ve en la familia la unidad del dominio masculino, el lugar de la violencia masculina y de la explotación reproductiva, por tanto sede básica de la opresión de la mujer… algunos marxistas contemporáneos buscan una síntesis con el feminismo pero en el mejor de los casos obtienen un híbrido” p. 121.

“Lenin, que se centra más en la contribución de la mujer a la revolución socialista que en la contribución de la revolución socialista a la mujer, es un ejemplo de ello, junto con Rosa Luxemburg y algunos marxistas contemporáneos. No se critican los papeles tradicionales de esposa y madre, sino que se ven explotados por el capital, en vez de considerar que la mujer está explotada en y por esos papeles.” p. 123.